CAPITULO =6= FASCISMO - TOMADO DEL LIBRO - LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL DE LA HUMANIDAD

El término FASCISMO viene de la palabra FASCIO, ya tiene su

origen en el término LATINO FASCIS cuyo significado es HAZ o

conjunto, esto nos recuerda el HAZ de varas con el hacha,

símbolo de la Divinidad en el centro.

En la Antigua Roma de los Césares ilustres el hacha

representaba la autoridad de los Lictores y de la fuerza en la

unidad.

No podemos asegurar que el Fascismo tenga realmente una

Doctrina. Todas las teorías del FASCISMO devienen de distintas

doctrinas filosóficas y de distintas épocas.

No existe verdadera Unidad, verdadero ligazón intelectual,

verdadera congruencia Lógica entre todas esas teorías del

FASCISMO.

El FASCISMO es únicamente un Movimiento oportunista sin

ideología definida de ninguna especie.

La Incongruente Doctrina FASCISTA fue modelada desde arriba,

desde el poder, y por ello es totalmente Derechista y

Extremista.

Si examinamos las ideas Fascistas encontraremos en ellas sabor

a poder, sabor a orgullo, a soberbia.

El YO quiere poder, mando, dignidades, jerarquías, dinero,

señorío. El YO quiere que todo el Mundo le haga la barba, le

rinda vasallaje, pleitesía, el YO quiere que todo el Mundo lo

anuncie, lo aplauda, lo venere, etc.

EL FASCISMO considera como benéfica la desigualdad de clases,

cree que solo los "mejores”, es decir los más astutos, los más

cínicos, los más orgullosos, etc. tienen el derecho a Gobernar.

EL FASCISMO es totalitario ciento por ciento, y solo entrega el

derecho de mando a sus élites aristocráticas, poderosas,

soberbias, astutas.

EL FASCISMO quiere actos de Heroísmo y renunciamiento a la

comodidad, pero con un solo propósito, la vida del IMPERIO.

EL YO es muy astuto y entre el incienso de la oración también

se esconde el delito.

EL YO se viste de Santo y de Héroe en el FASCISMO. Es curioso

el Héroe Fascista, renuncia a las comodidades con el propósito

de hacer un imperio, con el propósito de ser poderoso, de

crecer, de recibir vasallaje y pleitesía, esto es grande y

hasta Divino, pero es claro que dentro de todo esto se ocultan

fines inconfesables.

En el sistema FASCISTA el individuo no tiene la menor

importancia, para el FASCISMO lo importante es el ESTADO.

MUSOLINI DIJO: EL ESTADO ES OMNIPOTENTE OMNIPRESENTE y

OMNISCIENTE.

El DUCE es el JEFE SUPREMO, una especie de Semi-Dios, el sumum

de toda Jerarquía, la Síntesis de la Patria, el ejército, la

Nación.

Cada uno de los Departamentos de la organización estatal

corresponde de hecho y por derecho propio a un organismo del

Partido Fascista, pero el DUCE es casi DIOS MISMO.

El principal objetivo del Fascismo en Italia, fue resucitar el

IMPERIO ROMANO. Una tremenda Reacción del pueblo Italiano puso

fin a la vida del DUCE MUSOLINI, y entonces la estructura del

partido quedó sin sentido, sin mística, y cayó al suelo

convertida en polvareda cósmica.

Musolini miembro Augusto de la Fraternidad tenebrosa no fue

realmente sino un soñador fantástico que fascinó a las

multitudes. Musolini quiso resucitar en pleno siglo XX El

antiguo imperio Romano.

La Ambición, La Codicia, el Orgullo y la Soberbia de Musolini

no tenían limites, así es el YO PSICOLÓGICO, y el YO de

Musolini era o mejor dijéramos ES, porque su recuerdo continúa

terriblemente monstruoso.

Musolini fue un ídolo de arcilla que cayó fulminado por el rayo

terrible de la justicia Cósmica.

EL DUCE quiso sacar de entre sus sepulcros milenarios a los

Césares insolentes de los antiguos tiempos para que lanzaran

nuevamente sobre este desgraciado mundo sus rayos y anatemas

pero los cesares muertos le sonrieron desde el fondo de la

negra sepultura con una horrible mueca fatal.

La Ambición del YO PSICOLÓGICO de Musolini quiso resucitar un

imperio desaparecido, y cayó no con el lujo altanero y hasta

Olímpico de una Águila herida entre el banquete de sangre de un

campo de batalla, ni siquiera como un Cóndor majestuoso de los

Andes herido de muerte por un Rayo. Musolini cayó entre el lodo

como un Cerdo y las multitudes que lo pateaban sin misericordia

alguna exclamaban Musolini; ¡Te habéis convertido en un cerdo!

Realmente el YO PSICOLÓGICO con todo su Orgullo, Soberbia,

Ambición, Codicia, Violencia, etc. etc. etc. es un Puerco

Inmundo que se revuelca entre el lodo.

Desgraciadamente tenemos que reconocer que es muy difícil

adquirir la virtud de la Humildad, esa virtud es una flor muy

exótica, basta decir, YO SOY muy humilde, para ya no serlo.

Solo teniendo el Valor de reconocer la Vergüenza de todo

nuestro orgullo, y su miserable nadidad, es como realmente

podemos llegar a poseer esa flor Exótica de la Humildad.

El Orgullo llega hasta disfrazarse con la túnica de la suprema

humildad, hemos conocido Magistrados, Grandes intelectuales,

Grandes Señores, vistiendo con una humildad desconcertante,

comportándose con una modestia asombrosa, pero cuando alguien

los ha retado intelectualmente, entonces responden al reto con

un orgullo que asombra.

El orgullo le gusta disfrazarse a veces con la vieja túnica de

Aristipo, vieja túnica llena de agujeros, pero el orgullo goza

asomándose por entre esos agujeros.

El orgullo no tiene bases, es una estatua sin bases, cada uno

de nosotros ha sido creado por la Naturaleza con un solo

propósito, servir de juguete mecánico.

El Animal Intelectual llamado hombre, es un juguetico mecánico

que recoge inconscientemente las fuerzas cósmicas que vienen

del cosmos infinito, y las transforma y pasa a las capas

anteriores del organismo terrestre, la tierra necesita de esas

fuerzas y el hombre es la maquinita que las recoge y transforma

inconscientemente.

La HUMANIDAD es un órgano de la NATURALEZA, eso es todo, así

pues el orgullo es necio y absurdo.

Nadie es más que nadie, todos nosotros los animales

intelectuales, somos míseros juguetes mecánicos controlados por

el YO PSICOLÓGICO.

MUSSOLINI fue un necio ambicioso y orgulloso, quiso resucitar

el Imperio Romano mediante la Astucia y la Violencia, cayo como

un Cerdo entre el lodo.

Muerto el DUCE, la estructura del partido quedó sin sentido,

sin mística, y cayó como una torre fulminada convertida en

polvareda cósmica.

Comentarios